sábado, 8 de agosto de 2009

La interestructuración (zona desconocida)

La interestructuración atiende a una etapa en el proceso de construcción del conocimiento. En dicho proceso de construcción hay dos actores principales: el sujeto que es el ser de la acción y, el objeto que no hace la acción pero si puede llegar a provocarla. Por medio de los procesos de interestructuración el sujeto accede a la cultura, se forma como un individuo que hace parte de una comunidad y como agente potencial de cambios.


Uno de los rasgos más característicos de este "momento" es que no encierra acontecimientos pasivos, por el contrario, en cada una de estas fases se presentan choques o acciones; la acción se hace, entonces, parte de la reacción al estímulo externo. Cuando el sujeto se enfrenta al mundo real empieza a elaborar una serie de lecturas del entorno, estas lecturas van acompañadas de datos y presaberes culturales; los datos pueden aludir a la información que viene guardada genéticamente (como la capacidad de raciocinio, el lenguaje, la motricidad, la capacidad sensorial); por otro lado, los presaberes culturales hace parte de "las formas de hacer" que la familia inculca en el niño desde su nacimiento. En ocasiones estos tipos de información se conocen como intuición.

De esta manera, cuando un sujeto se dispone a "leer" un objeto para comprenderlo y anexar su comprensión a una "base de datos mental", lo hace desde posiciones que pueden estar direccionadas "inconscientemente" por la cultura y por los códigos genéticos. Así, las lecturas que el sujeto hace del objeto le llevan a generar transformaciones, más, estas transformaciones se entienden, sobretodo, en la percepción del objeto ya que el objeto en sí puede no experimentar cambios. De igual manera, el objeto puede generar transformaciones cuando estimula la acción y la manera como van a ser percibidos los otros objetos.


En los momentos de interestructuración tanto el sujeto como el objeto cuentan con estructuras fusionables. El objeto posee una estructura conocible y por medio de ella aporta información a la estructura cognitiva del sujeto; cuando esto sucede los dos puntos de información que se encuentran se producen choques que inducen a los procesos de asimilación.


Para la educación, explorar estos procesos complejos no significa, simplemente, "encontrar una llave hacia el conocimiento", antes bien, se trata de "mantener las puertas abiertas". En este caso, el saber epistemológico se podría entender como una herramienta de investigación que sirve para explorar los caminos del conocimiento científico que, en ningún momento, debe considerarse superior a la realidad.

¿No es por considerar el conocimiento científico como un saber superior a la realidad, que los planes de escuela resultan inservibles para algunos estudiantes y para sus familias?



--------------------------------------------------------------------------------------------------


Documento guia:


  • NOT, Louis. La interestructuración del sujeto y del objeto en la organización del conocimiento. Tercera parte; en: Las pedagogias del conocimiento. 4ª reimpresión. México: Fondo de cultura económica, 2000.



1 comentario:

  1. MUY INTRESANTE EL ARTÍCULO E INFORMACIÓN DEL CONTENIDO DEL TEXTO. ESTO VA ACORDE CON LAS REFORMAS PARA CONSEGUIR EL PERFIL DE EGRESO DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA CON EL PROPÓSITO DE EDUCAR PARA LA VIDA Y PREPARAR AL INDIVIDUO PARA TENER ACTIVIDADES EXITOSAS EN SU VIDA FUTURA.

    ResponderEliminar